Panamá, entre los países con mayor informalidad laboral

Panamá, entre los países con mayor informalidad laboral

12/07/2018 às 02:30 Vista: 4 Vez(es)

A pesar de que la economía de Panamá es considerada como una de las más dinámicas de Latinoamérica, también es vista por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) como una de las que lastra mayor informalidad laboral en el mundo.

TASA DE LA INFORMALIDAD

Tasa de empleo informal del Estudio Multidimensional de la OCDE

50%

es la tasa media de empleo informal en América Latina y el Caribe dada por la OCDE en su estudio.

40%

es la tasa de trabajo informal o por cuenta propia que registró Panamá en el año 2016, según la OCDE.

40.8%

se ubica el trabajo informal en Panamá, hasta el año 2017, según cifras de la Contraloría General.

En su ‘Estudio Multidimensional de Panamá', el organismo criticó la baja calidad de los empleos informales que ofrecen los sectores de la economía panameña.

Sin embargo, para el consultor laboral René Quevedo, la informalidad es el futuro del empleo, ‘nos guste o no'.

En su estudio, la OCDE analizó la informalidad laboral en 19 países del mundo, entre los años 2004-2016, ubicando a Panamá como el país número trece de los que tienen la mayor informalidad en el mundo y el número tres entre los nueve países analizados de Latinoamérica y el Caribe.

Según el organismo, la informalidad laboral en el Istmo está 10 puntos porcentuales por debajo de la media en la región, que es del 50%. Pero en proporción al crecimiento económico, la tasa de informalidad en Panamá se ubicó en 40%, por encima de países con mayor población y menor ritmo de crecimiento.

Por ejemplo, en la vecina Costa Rica, la informalidad alcanza el 30%.

Colombia y Ecuador lideraron la informalidad en la región con más del 40%. Mientras que en República Dominicana, la informalidad rondó el 30%, en Brasil el 28%, en Chile el 18% y en Uruguay el 12%.

El organismo también criticó la proliferación de los trabajadores por cuenta propia en los sectores menos productivos de la economía panameña como: la agricultura y, en cierta medida, el sector manufacturero, donde los microempresarios ofrecen empleos de subsistencia e informales a la mayoría de los trabajadores, negándoles el Seguro Social.

La OCDE achacó el incremento de la informalidad en Panamá al Gobierno, que ha dirigido el crecimiento económico del país a un sector de servicios comercializable, moderno, fuerte y productivo, que se compone, principalmente, de actividades intensivas en destrezas que crean poco empleo.

El organismo consideró que para promover el progreso y la inclusión socio-económica, se requiere abordar la dependencia de la economía de sectores formales como la construcción, el sector financiero y las actividades del Canal.

Fuera de esos sectores, alrededor del 40% de los trabajadores no agrícolas están de manera informal, con baja calidad de trabajo, productividad y salarios.

Para facilitar su transición a la economía formal, recomiendan encontrar un mejor equilibrio entre la aplicación de la regulación laboral, la reducción de la burocracia y los costos administrativos que a la postre desaniman a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), independiente de que operaren formalmente.

Otro obstáculo clave para obtener mejores empleos es la ausencia de una fuerza de trabajo adecuadamente capacitada, puesto que casi la mitad de las empresas formales panameñas reportan dificultades para encontrar a los trabajadores calificados que necesitan, cuando ese porcentaje es de 38% en los países de la OCDE.

Señaló que la economía necesita proporcionar a los estudiantes una gama más amplia de habilidades, mejor educación secundaria, así como capacitación técnica y vocacional y nuevos mecanismos para igualar la demanda y la oferta de habilidades del mercado de trabajo.

Añadió que Panamá también debería aplicar políticas de desarrollo regional más activas para estimular la inversión en todas las regiones, especialmente en las de bajo rendimiento.

Esto significa diseñar nuevos planes de desarrollo regional, con la capacidad adecuada, incluso a nivel municipal, de mecanismos de financiación y sistemas de medición del rendimiento.

INFORMALIDAD, EL FUTURO DEL EMPLEO

El consultor laboral René Quevedo contradice el informe de la OCDE, señalando que Panamá tiene la cuarta mejor calidad de empleo en Latinoamérica y la cuarta menor tasa de informalidad.

Sin embargo, admite que el empleo asalariado privado en Panamá perdió 17,600 plazas durante el periodo 2014-2017. En ese lapso, tres de cada cuatro nuevos trabajadores eran independientes, según Quevedo.

En cuanto a la productividad, el consultor indicó que como tendencia mundial, las empresas están recurriendo a la tercerización buscando mayor productividad, los famosos freelancers , que trabajan contra producto; si no terminan, no cobran.

INCENTIVO ‘PERVERSO'

Para migrar a la formalidad, Quevedo piensa que hay que flexibilizar el proceso, pues el independiente debe pasar por un examen médico para que en seis semanas la CSS acepte o rechace su afiliación.

Además del porcentaje que debe asumir el independiente, que condensa el del patrono y el del empleado, poniendo un peso mayor en el descuento que recibiría si estuviese en la formalidad.

Entre 2014 y 2017 se crearon aproximadamente 429 mil nuevos empleos (incluyendo trabajo por cuenta propia), de los cuales 79 de cada 100 surgieron en el sector terciario de la economía.

Por su parte, 20 de cada 100 nuevos empleos se generaron en el sector secundario y solo 1 de cada 100 empleos se crearon en el sector agropecuario, según el informe ‘Situación del Mercado Panameño', que publicó recientemente el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral.

Según cifras de la Contraloría General de la República, hasta el año 2017, el trabajo informal en Panamá se ubicó en 40.8%, mientras que el desempleo alcanzó 6.10% en ese mismo periodo.

VIA: GESE/La Estrella

Deixe seu comentário